Es una tarde cenicienta y mustia…

Posted in Uncategorized on mayo 1, 2009 by nurya92

Es una tarde cenicienta y mustia,
destartalada, como el alma mía;
y es esta vieja angustia
que habita mi usual hipocondría.
La causa de esta angustia no consigo
ni vagamente comprender siquiera;
pero recuerdo y, recordando, digo:
—Sí, yo era niño, y tú, mi compañera.

*

Y no es verdad, dolor, yo te conozco,
tú eres nostalgia de la vida buena
y soledad de corazón sombrío,
de barco sin naufragio y sin estrella.
Como perro olvidado que no tiene
huella ni olfato y yerra
por los caminos, sin camino, como
el niño que en la noche de una fiesta
se pierde entre el gentío
y el aire polvoriento y las candelas
chispeantes, atónito, y asombra
su corazón de música y de pena,
así voy yo, borracho melancólico,
guitarrista lunático, poeta,
y pobre hombre en sueños,
siempre buscando a Dios entre la niebla.

Es una tarde cenicienta y mustia pertenece a la segunda edición de Soledades (1900) con el título de Soledades.Galerías.Otros poemas. (1907) de Antonio Machado (1875-1939) escritor sevillano que se fue de su ciudad natal a los ocho años, se formó en la Institución Libre de Enseñanza. Estuvo muy marcado por los distintos escenarios de su vida: Sevilla, Madrid, Soria, Castilla…incluso París dónde conoció a Rubén Darío.

Machado es un autor de gran complejidad y debido a esto ha sido muy difícil de encasillar en un movimiento concreto y se suele estudiar por separado de los otros autores.

La obra de Machado se puede dividir en cuatro etapas: Soledades que se corresponde con la etapa más modernista de Machado influida por Verlaine o Rubén Darío. Machado sintió especial atracción hacia la poesía, musicalidad, sensualidad y sensibilidad. Su segunda etapa es Campos de Castilla muy influida por la muerte de su mujer Leonor, es la etapa más cercana al noventayochismo y los núcleos espaciales acaban por estructurar la obra.  Su tercera etapa es Nuevas canciones que corresponde con el cenit de su madurez y años para filosofar. Su última etapa es Últimos poemas dónde su poesía ya no es tan magnífica como lo había sido en épocas anteriores.

Externamente se puede dividir el poema en dos partes divididas por un asterisco que a su vez se corresponden con las dos partes internas, la primera en que Machado en una tarde triste con su angustia recuerda la infancia y la segunda le habla al dolor y su búsqueda del sentido de la vida.

Todo comienza en una tarde gris, triste, solitaria en que Machado recuerda como si fuera una persona que ha vivido mucho cuando en realidad tiene apenas 20 años, desde hace mucho tiempo lleva arrastrando una angustia que le hace sentir permanentemente enfermo, no consigue saber de que viene y busca respuestas lo único que sabe es que le acompaña ya desde mucho tiempo atrás esto último lo dice a través del dialogo que le sirve para desdoblarse de sí mismo y recordar ese niño que fue en su día y la angustia que le persigue ya desde un tiempo lejano.

La segunda parte del poema va dedicada al dolor que le produce su angustia. El dolor es descrito como la nostalgia de una vida mejor en que todo era más fácil y bonito, esta vida es su infancia tan cercana pero lejana a la vez que recuerda como si fuera un sueño.  El recordar que no volverá a suceder nunca, le produce angustia. Cuando dice que el dolor es también soledad de corazón sombrío se refiere al presente ya que se siente solo, con el corazón triste porque está perdido; esta idea está representada con una alegoría que enlaza tres metáforas distintas: la primera es que no tiene ninguna estrella a la que seguir simbolizando la estrella una guía o un objetivo y solo va vagando en un barco que le lleva a la muerte directamente porque en la vida no ha encontrado nada ni nadie que le haga naufragar para vivir más e intensamente ( de barco sin naufragio y sin estrella). La segunda hace un símil entre él y un perro abandonado que va por los distintos caminos de la vida intentando buscar algo que le dé fuerzas para vivir ya que el está perdido en el mundo y va buscando la vida y mientras la busca no puede vivir. ( y yerra por los caminos, sin camino). La metáfora que cierra la alegoría compara al perro de antes con un niño que se ha perdido en una fiesta (como el niño que en la noche de una fiesta se pierde entre el gentío). Cuando el pequeño se encuentra perdido parece que el mundo se le viene encima, lo más importante es encontrar a sus padres pero entre tanta gente es tan difícil que el niño termina vagando si rumbo fijo entre la gente con el único objetivo de encontrarlos, esta sensación de estar desamparado y solo ante los peligros le produce al niño una angustia, puede que sea una angustia pasajera que se marchará en cuanto vea a alguien conocido pero en el caso de machado no es así, él no ha encontrado aún ese algo que  le haga desaparecer la angustia y hacerla pasajera.

Y de este modo se describe Macahdo: así voy yo, borracho melancólico, guitarrista lunático, poeta, y pobre hombre en sueños, siempre buscando a Dios entre la niebla. En el modernismo el borracho no era muy bien visto, pero aquí Machado quiere darle un giro a la concepción de su época y simbolizar que se ha emborrachado de todas las situaciones que lleva vividas, ¡su angustia le hace estar ebrio! Es una persona diferente dotada de una sensibilidad extraordinaria como lo fueron los poetas malditos románticos o Bécquer y además le va cantando a esa sensibilidad. Pero sobretodo Machado sufre un reflejo del mal del siglo y en su subconsciente, los sueños, busca la existencia de Dios a ciegas debido a la niebla que le hace dudar de si ve a Dios en realidad, lo busca pero no dice si al final lo encuentra o no, si tenemos en cuenta que los movimientos de la época son los más filosóficos que ha habido y que negaban a Dios, seguramente no lo ha encontrado simplemente tiene esa ilusión borrosa de los sueños en que quiere llegar a creer que lo ha visto.

¿Qué busca Machado? Puede que busque el porqué de su angustia, alguna cosa que le dé sentido a su vida y que intente encontrar esta cosa en Dios… Machado escribió este poema cuando era muy joven, por mucho que pueda parecer lo contrario, y le queda mucho camino por hacer,  como encontrar su camino en la vida. Ve que el tiempo pasa volando, está obsesionado con él y por eso le llaman El poeta del tiempo, también teme al más allá y por eso busca en un último intento frustrado la existencia de Dios para tener un consuelo al terminar su camino. ¿Encontró al fin sentido a su vida? ¿Consiguió vivir en paz? ¿Halló a Dios? Eso sólo lo sabe él, pero a nosotros nos han quedado sus poemas dónde cuenta todas las angustias que surgieron a lo largo de su camino y eso es un tesoro que ni el gran maestro tiempo nos podrá quitar.

Gustavo Adolfo Bécquer. Rima LXXVI

Posted in Uncategorized on enero 26, 2009 by nurya92
bec12En la imponente nave
del templo bizantino,
vi la gótica tumba a la indecisa
luz que temblaba en los pintados vidrios.
Las manos sobre el pecho,
y en las manos un libro,
una mujer hermosa reposaba
sobre la urna del cincel prodigio.
Del cuerpo abandonado
al dulce peso hundido,
cual si de blanda pluma y raso fuera
se plegaba su lecho de granito.
De la sonrisa última
el resplandor divino
guardaba el rostro, como el cielo guarda
del sol que muere el rayo fugitivo.
Del cabezal de piedra
sentados en el filo,
dos ángeles, el dedo sobre el labio,
imponían silencio en el recinto.
No parecía muerta;
de los arcos macizos
parecía dormir en la penumbra
y que en sueños veía el paraíso.
Me acerqué de la nave
al ángulo sombrío,
con el callado paso que se llega
junto a la cuna donde duerme un niño.
La contemplé un momento
y aquel resplandor tibio,
aquel lecho de piedra que ofrecía
próximo al muro otro lugar vacío.
En el alma avivaron
la sed de lo infinito,
el ansia de esa vida de la muerte,
para la que un instante son los siglos…
Cansado del combate
en que luchando vivo,
alguna vez me acuerdo con envidia
de aquel rincón oscuro y escondido.
De aquella muda y pálida
mujer me acuerdo y digo:
“¡Oh, qué amor tan callado el de la muerte!
¡Qué sueño el del sepulcro tan tranquilo!” 

Gustavo Adolfo Bécquer ( 1836-1870) poeta posromántico aunque englobado dentro del romanticismo se caracteriza por una sensiblidad excepcional que le transmitió su tía Manuela Monahai  ya que tuvo una infancia muy marcada por las muertes tempranas de su padre, su madre y su hermano, sucesos que le pesarían en el alma toda la vida  además del desengaño amoroso con Julia Espín. Todos estos sucesos le hizieron ser más romántico y buscar la evasión del mundo real a través de la poesía.

La rima LXXVI pertenece al Libro de los gorriones, obra póstuma de Bécquer y más conocida como Rimas que están divididas en cuatro grupos ( Poesía, el amor ilusionado, el fracaso amoroso y el desengaño y la soledad y la muerte) según la temática del poema y el momento de su vida a que corresponde. Esta rima pertenece al último grupo de la soledad y la muerte.

Estructurada en once estrofas de cuatro versos cada una Bécquer nos habla de forma subjetiva de como puede llegar a ser de dulce la muerte y de como le gustaría a  él comprobarlo.

Partidario de los conservadores, Bécquer muestra su amor por la edad media y lo gótico en expresiones como gótica tumba, pintados vidrios, lecho de granito, las esculturas de los ángeles…Además situa la rima en un templo bizantino muy grande, hecho que hace que él parezca diminuto ante la casa de Dios y el sepulcro de la muerte. Se nos muestra el punto de vista de Bécquer sobre la muerte a través de una mujer hermosa y joven con la que él se puede identificar y  a la que sólo observa . En este punto Bécquer se tranforma en el observador que nos va narrando todos los gestosy expresiones  que muestra  la estátua yacente de la  muerta; destaca de ella una preciosa sonrisa que le hace parecer simplemente  sumida en un profundo y delicicoso sueño, mitifica la muerte como el descanso en el que se sueña  y alcanza el paraíso. Poco a poco el observador se acerca con un paso  (callado paso) que personifica para crear más expectación a los próximos sucesos, y así, contiguo a la tumba de la joven poder contemplar un espacio vacío  que no es ni más ni menos que la tumba de Bécquer, un poeta maldito, frustado, solo en el mundo y al que puede que no le quede otra salida que el descanso asegurado que proporciona la muerte; en este punto, la figura del observador objetivo desaparece para dar lugar a una lucha entre el yo heroico que pretende alcanzar la imortalidad aunque sea de forma trágica versus el tempus fugit que amenaza diciendo que el tiempo huye más rápido de lo que queremos o podemos imaginar (el ansia de esa vida de la muerte para la que un instante son los siglos…). No se trata de una lucha fácil, y aunque a veces se hace tan difícil de mantener que Bécquer desearía su muerte y descanso ( alguna vez me acuerdo con envidia de aquel rincón oscuro y escondido) sabe que la lucha es efímera ya que el tempus fugit es sólo un recordatorio de que ella, nos opongamos más o menos, siempre acaba con nosotros para dar paso a esa vida de sueño tranquila y paradisiaca como recita Bécquer en el que sería el clímax de la rima : ¡Oh, qué amor tan callado, el de la muerte! ¡Qué sueño el del sepulcro, tan tranquilo!

A Bécquer le sonrió más la muerte que se llevó a sus seres más queridos que la existencia que no le entregó ni el amor de su vida; sólo una persona con tal currículum podría hablar de la muerte como descanso o llevar hasta tal punto su lucha frustrada para sobrevivir, aunque estuviera solo y desengañado en el mundo. Lo único que sabemos de cierto es que su último deseo fue que se publicaran sus rimas en las que se incluye esta, para poder demostrar que anuque él  se enontrara en ese descanso que da la muerte, el yo heroico había triunfado ya que de forma con su muerte pudo lograr lo que más buscaba, su imortalidad.

Reseña de Don Quijote de la Mancha

Posted in Uncategorized on noviembre 17, 2008 by nurya92

Héroe o loco

El libro, sinopsis… Nos presentan a este personaje como un loco trastornado a causa de las novelas de caballerías, pero, ¿Quién dice que el señor Quijana era sólo eso? ¿Por algún motivo será la cumbre de la literatura española verdad? Y aquí se plantea la duda héroe o simplemente viejo loco.

A lo largo de todo el libro a Don Quijote y Sancho Panza les suceden varias aventuras, todas ellas relacionadas con las caballerías, Don Quijote conoce a la perfección todos los libros de este género, sus personajes, diálogos… ¿Acaso un loco sería capaz de recordar tantas cosas? Un loco hace cosas sin sentido, está mal de la cabeza pero este hidalgo se basa en un ideal, una cosa en la que tiene tanta fe que para él se transforma en real; parémonos a pensar sólo un segundo. ¿Quién en un momento dado no ha imaginado que un palo era una espada o una caja de cartón un palacio? Es más, en este último caso Don Quijote estaba más cuerdo que nosotros porque es de estarlo más transformar venta en palacio que no una caja de cartón.

El hecho de que durante toda nuestra vida nos hayan enseñado que está loco me ha ayudado a no creer todo lo que me vienen diciendo, que las cosas no son siempre como uno cree y que para poder opinar debemos conocer y no simplemente escuchar. Por ejemplo, ¿Por qué todos se rien de Don Quijote por estar enamorado? A Dulcinea del Toboso (Aldonza lorenzo), las descripciones no la pintan como muy agraciada pero… ¿Y qué? ¡El amor es subjetivo! Y no se critica el estar o no enamorado sino el aspecto de la dama/labradora en cuestión; (pequeño detalle que apoya mi hipótesis de que creemos lo que quieren que creamos), y lo peor es que el hecho de inventarse una dama es considerado como un indicio más de la locura del pobre hombre sin que podamos pararnos a pensar en su real significado…

Todos tenemos un héroe dentro que con el paso de los años se va debilitando y al final se resigna a morir. Don Quijote no es más que ese héroe pero en vivo, que hasta el último momento estuvo luchando para hacer posible aquello en que creía, atreverse a llevar a cabo lo que mucha gente no se atreve, su sueño.

A mi parecer, Alfonso Quijana es mucho más que un loco, es alguien que ha superado mil barreras, Cervantes es considerado uno de los grandes escritores de la historia al igual que Shakespeare y otros de los grandes. ¡Freud aprendió español sólo para leer el Quijote! Este personaje ha sido comparado con el mismísimo Jescucristo ¿Y acaso Jesucristo es considerado un loco? Definitivamente NO.

Si queréis considerad el Quijote como ese tocho imposible de leer, o como vuestra gran pesadilla de las clases de literatura pero para mi, Don Quijote fue, es y será un héroe.

Reseña tema-3. “El cantar de mio Cid”

Posted in Uncategorized on octubre 17, 2008 by nurya92

El Cid como héroe nacional:

Estatua del Cid.

 

 El cantar de mio Cid es la obra más emblemática del cantar de gesta español. Es una obra anónima que narra las hazañas de los últimos años de vida de Rodrigo Díaz de Vivar.

Una de las características de los cantares de gesta era su espíritu nacional, es decir, que su protagonista, el héroe, se transformaba en un símbolo para todos. Este es el caso de Cid como se puede apreciar en ciertas partes del cantar.

El Cid comienza siendo un triste hidalgo desterrado de Castilla que, poco a poco, con esfuerzo y sudor consigue ganar batallas y su ascenso en la escala social. En los tiempos en que fue escrito el cantar la movilidad social era muy difícil (por no decir imposible) aún así, la figura del Cid daba ánimos a la gente para intentarlo ya que, si él lo consiguió,¿por qué no ellos?
En el cantar se matiza la posición de héroe a través de la reconquista (hecho que pinta como antagonístas a los musulmanes) ya que en la época era uno de los temas más preocupantes, en consecuencia, los valencianos tenían al Cid subido en un pedestal y aún hoy en dia, la gente lo recuerda como el héroe que reconquistó la ciudad.
 
Leyendas y sobrenombres avalan la heroicidad de don Rodrigo” El Campeador, el que en buena hora se ciñó la espada…” no son más que unos epítetos épicos que nos muestrarn sus virtudes. También existe una leyenda acerca de él: una vez muerto, cojieron su cadáver lo subieron a cuestas de su caballo y lo pusieron a la cabeza delbatallón, los enemigos cuando lo vieron huyeron y la gente decía: ¡incluso muerto gana batallas! 

Históricamente está demostrado que existió un tal Rodrigo Díaz de Vivar, que reconqustó Valencia y que sus hijas se casaron con infantes; aún así, él no es el héroe, el héroe es el personaje del canatar de gesta. Para ser claros, yo hago unas cosas, muero, alguien escribe un cantar acerca de mi vida mostrando mis hazañas y luego, ¡me convierto en heroína!
¿Qué genial sería si todos tuvieramos esa suerte no? Héroes… Aunque en realidad si ésto sucediera, dejariamos de ser héroes, a nadie le interesaría fijarse en las hazañas de otro si todo el mundo pudiera hacerlas.

 Por todo esto el Cid es un héroe nacional. En la época de su publicación (existen varias teorias acerca de esta fecha), la gente necesitaba alguien, fuerte, valiente, con honor…(un vasallo ejemplar) en quien poder fijarse y aprender de él. En el Cid encuentran ese vasallo utópico y lo admiran más por esos valores que no por ganar batallas.

 ¿Y por qué el Cid? aparte de El poema de mio Cid se escribieron muchos más cantares, más largos, más cortos, más bonitos o más feos, todos tenían un héroe, pero con el paso de los años muchos cantares se han perdido y el puesto de héroe español más importante (épicamente hablando) se lo ha quedado el Cid; aquél que una vez muerto seguía ganando batallas, el Campeador.

Webgrafía:

[ http://web.jet.es/vliz/cid.htm ]

[ http://es.wikipedia.org/wiki/Cid_Campeador ]

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.