Es una tarde cenicienta y mustia…

Es una tarde cenicienta y mustia,
destartalada, como el alma mía;
y es esta vieja angustia
que habita mi usual hipocondría.
La causa de esta angustia no consigo
ni vagamente comprender siquiera;
pero recuerdo y, recordando, digo:
—Sí, yo era niño, y tú, mi compañera.

*

Y no es verdad, dolor, yo te conozco,
tú eres nostalgia de la vida buena
y soledad de corazón sombrío,
de barco sin naufragio y sin estrella.
Como perro olvidado que no tiene
huella ni olfato y yerra
por los caminos, sin camino, como
el niño que en la noche de una fiesta
se pierde entre el gentío
y el aire polvoriento y las candelas
chispeantes, atónito, y asombra
su corazón de música y de pena,
así voy yo, borracho melancólico,
guitarrista lunático, poeta,
y pobre hombre en sueños,
siempre buscando a Dios entre la niebla.

Es una tarde cenicienta y mustia pertenece a la segunda edición de Soledades (1900) con el título de Soledades.Galerías.Otros poemas. (1907) de Antonio Machado (1875-1939) escritor sevillano que se fue de su ciudad natal a los ocho años, se formó en la Institución Libre de Enseñanza. Estuvo muy marcado por los distintos escenarios de su vida: Sevilla, Madrid, Soria, Castilla…incluso París dónde conoció a Rubén Darío.

Machado es un autor de gran complejidad y debido a esto ha sido muy difícil de encasillar en un movimiento concreto y se suele estudiar por separado de los otros autores.

La obra de Machado se puede dividir en cuatro etapas: Soledades que se corresponde con la etapa más modernista de Machado influida por Verlaine o Rubén Darío. Machado sintió especial atracción hacia la poesía, musicalidad, sensualidad y sensibilidad. Su segunda etapa es Campos de Castilla muy influida por la muerte de su mujer Leonor, es la etapa más cercana al noventayochismo y los núcleos espaciales acaban por estructurar la obra.  Su tercera etapa es Nuevas canciones que corresponde con el cenit de su madurez y años para filosofar. Su última etapa es Últimos poemas dónde su poesía ya no es tan magnífica como lo había sido en épocas anteriores.

Externamente se puede dividir el poema en dos partes divididas por un asterisco que a su vez se corresponden con las dos partes internas, la primera en que Machado en una tarde triste con su angustia recuerda la infancia y la segunda le habla al dolor y su búsqueda del sentido de la vida.

Todo comienza en una tarde gris, triste, solitaria en que Machado recuerda como si fuera una persona que ha vivido mucho cuando en realidad tiene apenas 20 años, desde hace mucho tiempo lleva arrastrando una angustia que le hace sentir permanentemente enfermo, no consigue saber de que viene y busca respuestas lo único que sabe es que le acompaña ya desde mucho tiempo atrás esto último lo dice a través del dialogo que le sirve para desdoblarse de sí mismo y recordar ese niño que fue en su día y la angustia que le persigue ya desde un tiempo lejano.

La segunda parte del poema va dedicada al dolor que le produce su angustia. El dolor es descrito como la nostalgia de una vida mejor en que todo era más fácil y bonito, esta vida es su infancia tan cercana pero lejana a la vez que recuerda como si fuera un sueño.  El recordar que no volverá a suceder nunca, le produce angustia. Cuando dice que el dolor es también soledad de corazón sombrío se refiere al presente ya que se siente solo, con el corazón triste porque está perdido; esta idea está representada con una alegoría que enlaza tres metáforas distintas: la primera es que no tiene ninguna estrella a la que seguir simbolizando la estrella una guía o un objetivo y solo va vagando en un barco que le lleva a la muerte directamente porque en la vida no ha encontrado nada ni nadie que le haga naufragar para vivir más e intensamente ( de barco sin naufragio y sin estrella). La segunda hace un símil entre él y un perro abandonado que va por los distintos caminos de la vida intentando buscar algo que le dé fuerzas para vivir ya que el está perdido en el mundo y va buscando la vida y mientras la busca no puede vivir. ( y yerra por los caminos, sin camino). La metáfora que cierra la alegoría compara al perro de antes con un niño que se ha perdido en una fiesta (como el niño que en la noche de una fiesta se pierde entre el gentío). Cuando el pequeño se encuentra perdido parece que el mundo se le viene encima, lo más importante es encontrar a sus padres pero entre tanta gente es tan difícil que el niño termina vagando si rumbo fijo entre la gente con el único objetivo de encontrarlos, esta sensación de estar desamparado y solo ante los peligros le produce al niño una angustia, puede que sea una angustia pasajera que se marchará en cuanto vea a alguien conocido pero en el caso de machado no es así, él no ha encontrado aún ese algo que  le haga desaparecer la angustia y hacerla pasajera.

Y de este modo se describe Macahdo: así voy yo, borracho melancólico, guitarrista lunático, poeta, y pobre hombre en sueños, siempre buscando a Dios entre la niebla. En el modernismo el borracho no era muy bien visto, pero aquí Machado quiere darle un giro a la concepción de su época y simbolizar que se ha emborrachado de todas las situaciones que lleva vividas, ¡su angustia le hace estar ebrio! Es una persona diferente dotada de una sensibilidad extraordinaria como lo fueron los poetas malditos románticos o Bécquer y además le va cantando a esa sensibilidad. Pero sobretodo Machado sufre un reflejo del mal del siglo y en su subconsciente, los sueños, busca la existencia de Dios a ciegas debido a la niebla que le hace dudar de si ve a Dios en realidad, lo busca pero no dice si al final lo encuentra o no, si tenemos en cuenta que los movimientos de la época son los más filosóficos que ha habido y que negaban a Dios, seguramente no lo ha encontrado simplemente tiene esa ilusión borrosa de los sueños en que quiere llegar a creer que lo ha visto.

¿Qué busca Machado? Puede que busque el porqué de su angustia, alguna cosa que le dé sentido a su vida y que intente encontrar esta cosa en Dios… Machado escribió este poema cuando era muy joven, por mucho que pueda parecer lo contrario, y le queda mucho camino por hacer,  como encontrar su camino en la vida. Ve que el tiempo pasa volando, está obsesionado con él y por eso le llaman El poeta del tiempo, también teme al más allá y por eso busca en un último intento frustrado la existencia de Dios para tener un consuelo al terminar su camino. ¿Encontró al fin sentido a su vida? ¿Consiguió vivir en paz? ¿Halló a Dios? Eso sólo lo sabe él, pero a nosotros nos han quedado sus poemas dónde cuenta todas las angustias que surgieron a lo largo de su camino y eso es un tesoro que ni el gran maestro tiempo nos podrá quitar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: